planoroma

planoroma

martes, 12 de diciembre de 2017

Marcoantonio una buena elección


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Comida excelente, con productos de calidad, servicio fantástico y simpático, todo a precio contenido, ¡qué más podemos pedir! Platos típicos de la tradición romana, cacio e pepe, carbonara, amatriciana; y no solamente, spaghetti con almejas, con cigalas, carne, pescado fresco. El local es muy pequeño y familiar, con mesas en la calle cuando el tiempo es bueno. Si tengo oportunidad aprovecho para ir a comer y charlar un rato con los dueños.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *





lunes, 30 de octubre de 2017

Diaconía en Santa Maria in Lata


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Sobre los restos de uno de los más antiguos edificios romanos surge en el siglo III la “Diaconia di Santa Maria”. Instituida en el 250 por el Papa Fabiano, era un oratorio destinado a la ayuda de los más pobres, probablemente gestionado por monjes orientales. La palabra “diaconía” deriva del verbo griego “diaconein” es decir, “servir”. Fueron estos servidores los encargados de gestionar la ayuda, la asistencia a los más necesitados, y el cuidado de las sepulturas. Para para realizar estas actividades la diaconía contaba con bienes muebles e inmuebles y participaba en actividades comerciales, por esta razón surgen en el centro de la ciudad, en áreas densamente pobladas y relacionadas con la actividad comercial. En esta diaconía se han  hallado valiosas pinturas al fresco, expuestas en el museo de la Crypta Balbi datadas entre los siglos VII y IX. Entre los frescos los más importantes están relacionados con las figuras de Paolo y Giovanni (vestidos a la manera bizantina) y a la imagen de la multiplicación de los panes. 

En el siglo XI fue construida la iglesia superior y la diaconía pasó a ser simplemente una cripta, que siempre fue celosamente cuidada y venerada porque la tradición cuenta que aquí en el siglo I estuvo alojado temporalmente San Pablo antes de su martirio. Siguiendo esta tradición Cosimo Fancelli realizó un altar de mármol con la representación de San Paolo, San Luca y San Marziale. La estructura superior de la iglesia se remonta al 1049, probablemente con una orientación opuesta a la actual. En 1491 se acometieron las primeras obras de restauración bajo mandato de Inocencio VIII, en estos primeros trabajos de restructuración se construyó el elegante campanario obra de Martino Longhi il Vecchio en 1580. En 1639 la iglesia fue de nuevo renovada por Cosimo Fanzago gracias a al familia de Franceso D’Aste, el altar mayor fue reconstruido con financiación de esta familia, y diseñado por Bernini, Pietro Berrettini da Cortona construyó en 1658 el elegante atrio delante de la iglesia, aunque la fachada con columnas corintias que la dan un aire de verticalidad fue finalizada entre 1658 y 1660 con diseño de Pietro da Cortona. En 1661 con el Papa Alessandro VII se restructura la cripta inferior, devolviendo a los fieles este lugar sagrado gracias a la realización de un doble ingreso con escalera. En el ábside hay una venerada y antigua imagen de la  Virgen, que según la tradición se piensa que fue pintada por el evangelista Lucas.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *




















martes, 4 de julio de 2017

Oasis en Palacio Venecia, el jardín reencontrado


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
En el corazón de Roma, a pocos metros del caos urbano hay un auténtico oasis de paz: el jardín del Palacio Venecia. Accediendo por las puertas monumentales, pasamos del fastidioso ruido de los coches al relajante sonido del agua y de los pájaros. Relajarse en este patio renacentista era un privilegio de unos pocos, ahora está abierto a todos y gratuitamente. 

En la segunda mitad del ‘400 el palacio Venecia y su jardín fueron construidos como residencia Pontificia, el primer Papa que se alojó fue Paolo II (Pietro Barbo), A mediados del ‘500 el palacio se cede a la República de Venecia, se establece aquí la embajada, de ahí su nombre.  A finales del ’700 se convierte en sede de la embajada de Austria.  Al inicio del ‘900 pasa a titularidad del Estado Italiano, y en 1916 se inaugura el Museo Nacional del Palacio Venecia, en el que se exponen cerámicas, porcelanas, pinturas y esculturas. Benito Mussolini lo eligió como sede del gobierno (1929-43), el famoso balcón dónde daba sus discursos está en este palacio, su cuartel general estaba en la sala del Mappamondo, dónde siempre había una lámpara encendida para demostrar que el gobierno no descansaba nunca. Después de la guerra el palacio se convierte en un lugar dedicado al arte y arqueología convirtiéndose en un punto de referencia en la ciudad y el mundo. Desde entonces sus funciones no han cambiado. 

El jardín no tuvo el mismo recorrido que el palacio, en los últimos 40 años se usaba como aparcamiento para los empleados. Desde 2016 se ha recalificado y restaurado y ahora está abierto para todo el público, todos podemos disfrutar de esta maravilla, y no sólo de día, durante el verano de noche se pueden ver espectáculos de teatro, música, danza, etc.; de forma que se revaloriza la función artística de este espacio, de ahí viene su nombre, “Il Giardino Ritrovato” En el centro del jardín hay una espléndida fuente de De Carlo Monaldi verdadera protagonista de este espacio desde un punto de vista auditivo y visivo, rodea la fuente un pequeño bosque, de magnolias, pinos, y con las palmeras más altas de Roma, arboles colonizados por papagayos y periquitos.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *