planoroma

planoroma

viernes, 14 de junio de 2019

Pasta con pesto de rúcula


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Para cuatro personas
  • 20 gr. de queso Parmigiano reggiano rallado ;
  • 20 gr. de queso de oveja rallado;
  • 150 gr. de rúcula, las hojas lavadas y secas;
  • 10 gr. de nueces peladas y 10 gr. de pistachos al natural y pelados;
  • 1 diente de ajo, (opcional);
  • 80 gr. de aceite de oliva extra;
  • 100 gr. de requesón fresco tipo ricota;
  • 400 gr. de pasta dura;
  • Sal gruesa.
Ponemos una cazuela con abundante agua a hervir, mientras tanto preparamos el pesto. En el vaso de la batidora metemos los quesos rallados, la rúcula, nueces, pistachos, y el ajo, trituramos hasta formar una masa homogenea. Emulsionamos añadiendo el aceite lentamente mientas continuamos batiendo el pesto. Una vez que hemos emulsionado se incorpora el requesón y amalgamamos hasta conseguir la salsa pesto. Conservamos.
Cuando el agua hierva se sala y cocemos la pasta el tiempo indicado en el paquete, personalmente la prefiero al dente. Colamos la pasta la trasferimos a una fuente y la mezclamos con el pesto, servir caliente. Buen apetito y ya me contaréis.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

 

jueves, 30 de mayo de 2019

Iglesia de Santa Bibiana



* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
La iglesia de Santa Bibiana está en via Giovanni Giolitti. Según el “Liber Pontificalis” fue construida por el Papa Simplicio en el 468 sobre los restos de 11.266 mártires, aunque la leyenda dice que fue construida en el año 363 por deseo de la matrona Olimpia Flaviana, sobre la casa de S. Bibiana, dónde la santa fue enterrada después de haber sido flagelada a muerte durante la persecución a los cristianos bajo mandato de Giuliano l’Apostata. La iglesia fue restructurada bajo mandato del Papa Onorio III en el 1224, posteriormente fue totalmente renovada por Gian Lorenzo Bernini en 1626 por mandato del Papa Urbano VIII. La fachada fue la primera obra arquitectónica del artista, con ocasión de la remodelación fue demolido el monasterio construido bajo mandato del Papa Onorio III, que estaba junto a la iglesia y ocupado por monjas durante casi dos siglos. En el ingreso de la iglesia nos encontramos a la izquierda y protegida por una reja de hierro la columna a la que Santa Bibiana fue atada y flagelada a muerte. La columna está erosionada por que los creyentes obtenían polvo de ella para mezclarlo con agua del pozo que está en el huerto del convento y con hierbas que crecían en el terreno bañado con la sangre de la mártir. Mezclando estos ingredientes se obtenía una pócima con alto poder curativo. El interior de la iglesia está subdividido en tres naves con doble fila de columnas de granito rosa y mármol blanco con capiteles de estilo compuesto y corintio. Los muros conservan pintura al fresco de Agostino Ciampanelli y de Pietro da Cortona. En el altar mayor Bernini colocó una estatua en mármol blanco de Santa Bibiana, la primera escultura completamente vestida esculpida por el artista. La santa está retratada junto a una columna y a punto de entrar en éxtasis. Sus restos, junto a los de su madre Dafrosa y de su hermana Demetria, que sufrieron también el martirio, se conservan debajo del altar en una preciosa urna de alabastro de la época de Constantino.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *












sábado, 15 de diciembre de 2018

Estación museo del metro san Giovani


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
La visita a la estación museo del metro San Giovanni (línea C) es una ocasión única para hacer un viaje en el tiempo en uno de las zonas más sugestivas de Roma. Estamos en largo Brindisi ángulo piazzale Appio junto a los Muros Aurelianos que rodean la Basílica de San Giovanni in Laterano. La construcción de la parada de metro ha permitido explorar una estratigrafía del suelo de 27 metros de profundidad y el resultado es la exposición ejemplar en salas, pasillos y escaleras del metro de los restos arqueológicos hallados en el lugar: grandes ánforas del I-II siglo d.C, instrumentos de hueso, monedas, utensilios de trabajo, restos del sistema de irrigación de una granja agrícola de la época imperial, conchas de moluscos de la época imperial, restos de alimentos, platos ricamente adornados de edad moderna y contemporánea. En el ingreso de la estación, hay un gran atrio, accesible independientemente del uso de metro, dónde los restos arqueológicos cuentan la historia milenaria del lugar, parte del espacio está dedicado a una gran granja agrícola que en el I siglo d.C producía con tecnología avanzada melocotones llegados recientemente de Persia.
 * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *